Se ha producido un error en este gadget.

5 de septiembre de 2013

Una reflexion escrita rapidamente y con algunas faltas de ortografia

Que dificil que resulta pensar en el shana tova, o en el año nuevo judio con la alegria que deberia generar que cualquier grupo humano festeje algo. Siendo que, sin generalizar, el representante juridico (?), territorial (?), nacional (?) del pueblo judio es el bastion mas reaccionario, beligerante y criminal de todo el imperio capitalista y que, por ejemplo tiene intereses (referidos al agua dulce) en la actual devastada y proxima a ser mas devastada siria, asi como la constante violacion a los derechos humanos, a la dignidad, y al concepto de hombre que se lleva a cabo todos los dias desde hace decadas con el estado (pueblo) palestino, tambien la constitucion clave de representante del imperio capitalista-occidental en una zona importante para los planes de estos, y una enorma e increible serie de otras cosas.
Por otro lado y como todos sabemos el pueblo judio es un pueblo sino ya nomade si multiple, los hay por todo el mundo, sin ir mas lejos en argentina, en la ciudad de buenos aires un monton. Por lo que es dificil pensar que todos los judios se sientan representados por israel (cosa que tambien todos sabemos que no es asi).
Confundir el foco es pensar que el problema de medio oriente es etnico cuando es basicamente economico, mas alla de que la parte etnica es la mas difundida y utilizada por los medios de comunicacion. Decir que es economico es decir que no son judios vs arabes sino que es, como casi siempre, ricos contra otros ricos contra todos los demas.
En fin, Todos somos judios, arabes, homosexuales, gordos, negros, chinos, porque no crisitianos, y todo eso por lo tanto siempre que hay una festividad tenemos derecho de celebrarla y la olbigacion de repetarla o de reflexionar sobre ella.
Tambien es verdad que el pueblo judio y esto es todos los judios pueden y deben opinar sobre lo que pasa en israel porque esa es su tierra, en ese sentido eso es una responsabilidad.
Tambien y este es otro tema largo pero para sentar una opinion es obvio que israel debe ser un estado constituido, con su tierra, con sus leyes, etc, pero no sobre la sangre de otros pueblos o naciones, y si es posible sin la ayuda del poder militar del imperio mas injusto y beligerante de la historia.
Asi las cosas, a quien lo siente, lo desea, lo espera y le quepa el saco (como a mi por ejemplo) muchas felicidades.

30 de agosto de 2013

Fila muda

SI camina
Por el pasto o la calle
Si sigue su fila y no importa
Si es y no es
Confundida en la multitud.
Si hay cosas mas importantes que hacer o pensar,
Si las hay mas lindas,
mas vistosas,
mas grandes.
Aun así, amigos,
Nunca fue necesario matar a una hormiguita

22 de julio de 2013

Juego de conjugaciones





Desde la escuela nos enseñan a conjugar con estos tres versos, hoy lo recordaba y la eleccion me llamo la atencion.
Quedo esto, que es bastante simple.

Yo amo
Partimos nosotros?
tu temes
Partes tu?
Nosotros amamos
Nosotros partimos
Tememos nosotros?
Temamos nosotros la partida
Tu amas, yo amo,
Tu temes
Alguno parte.
Siempre nosotros amamos, tememos y partimos.


Hasta luego

18 de julio de 2013

La justicia es una busqueda

A 19 años del atentado a la amia reflexionemos sobre una realidad siniestra, que la mayor causa de muerte histórica no son ni las enfermedades, ni el transito, ni los desastres naturales sino la cruel, predeterminada, fríamente calculada, horrible, espantosa muerte que se causa el hombre a si mismo, por su odio, sus ansias de poder, su temor.
Pedir justicia es una obviedad y, sin querer ser polémico, un facilismo.
Pedir justicia pero de la universal, de la única justicia que sirve y que nace o debe nacer del amor que los hombres tienen (o deberían tenerse) entre ellos y que haría que sea imposible derramar sangre por estos motivos dichos antes.
Pidamos justicia, y solidaridad entre los hombres, como nos sea posible. Porque cuando un hombre muere por causa del odio de otro es responsable toda la humanidad.



3 de julio de 2013

carta de un arrepentido

Ana:
Te escribo porque me fui y por eso es que yo estoy acá escribiendo y vos estas allá, en casa, leyendo esto, siguiendo estas palabras con tus ojos y comprendiendo, quizás y finalmente, que me fui.
Espero que no te sea duro y que no seas dura conmigo, claro que para vos sería fácil, dirás “el se fue y yo me quede acá, con el nene”, dirás eso y pensaras que es más fácil irse que quedarse, ¡que equivocación tan grande esa, Ana!, espero que no pienses así, que esa idea no cruce por tu cabeza.
Me lleve la plata, es verdad, pero no sabes lo que fue, lo duro que fue esperar el colectivo en la bruma, mientras amanecía, ni lo que fue subirme a ese colectivo y mirar por la ventana, ver como se alejaba de a poco el barrio, como dejaba atrás veinte años, un chico y una mujer. No sabes, Ana, lo que significo para mí irme.
Es verdad, me lleve la plata y no pienso darte nada, para vos es fácil, sos la víctima, yo te dejo ese lugar, te lo regalo, te doy la oportunidad de que te victimices, es mi culpa, sí , yo me fui, te deje a vos, que sos tan buena, que nunca te olvidaste de hacer la comida, de lavar los platos, de planchar y de amar, sobre todo de amar.
Te dejo porque me odio, porque no me gustaría llegar a odiarte a vos, porque, aunque no me creas, te valoro, porque te valoro te dejo en paz, ahora no lo vas a entender pero si con el tiempo, cuando te olvides ya de mi y de esta carta, cuando logres estar sola, finalmente sola, sin nadie, siquiera con el nene, ahí un día debajo de un árbol o escuchando la radio en la cocina, un día, un minuto pensaras…soy libre. Yo, en cambio, nunca seré libre pues siempre estaré atado a tu recuerdo y al de mi hijo al que, por favor, no le hables de mi, o háblale mal, deci que soy una mierda, un abandonador; no digas que enloquecí, que era bueno y un día me fui y te deje una carta delirante.
Porque donde está la ley, la religión, el estado, todos dicen que hay ley adonde esta el hombre, el padre, y yo nunca quise ser grande, ser padre, yo rehusó mi lugar de ley, de dios, yo soy otra cosa y por eso me voy porque ese no es mi lugar, y juro por cualquier cosa que nunca te voy a dar un peso, ni un poco de pan ni nada, esa no es mi función, yo no tengo función, yo soy igual que vos, por eso, Ana, me voy, porque somos iguales y vos también podrías haberte ido.
Creo que no me pude explicar, no dije lo que quería, pero ya es tarde acá donde estoy, en esta mesa ya no hay luz y no quiero electricidad, ni pienso decirte donde estoy, pero hay calles de tierra Ana y una vieja sorda me sirve sopa dos veces por día. No llores, no te sirve, hacete hombre Ana, hacete grande, sécate esas lagrimas de mierda y anda para adelante, a donde quieras, deja de amar tanto, cagate en los demás, es lo que trate de decirte y es por eso que me voy, estoy cansado de todo esto, de esta mierda, Ana.
Me voy ahora a dar una vuelta por ahí, quizás después al rio. Espero no pensar en vos nunca más en la vida.

Aron 

20 de junio de 2013

miedos

Solo recuerdo que éramos jóvenes, todos nosotros. Éramos jóvenes y corríamos  tardes enteras por el parque, llegábamos a nuestra casa llenos de barro y de esas pelusas de las plantas, de esos pinchecitos.

El pueblo nuestro era tranquilo, casi desolado, como mucho vivíamos ahí doscientas personas. Mi papa era el médico del pueblo, un hombre respetado y querido por todos. Vivíamos en la parte rica del lugar, al lado de la casa del parque, ahí donde todos salíamos a jugar, a correr, a escondernos, ¿pero de que nos escondíamos? En la casa vivía un hombre gordo y torpe, de tiradores y camisa, de zapatos gastados color café y cara de eterna siesta. Nunca salía de su casa menos para ir a buenos aires dos veces al mes. Al que si veíamos era al perro, blanco, que labraba y babeaba. Yo, para hacer alarde de valentía frente a mis amigos decía que una vez lo había montado y había logrado que la fiera me lleve mansamente hasta mi casa, una historia falsa claro, pero todos me habían creído y por eso era muy respetado entre los niños del lugar. Como digo, eramos muy jóvenes.
Con el hombre y el perro vivía una vieja, algunos decían que era la madre del gordo, otros que era la tía o la abuela, o una mucama, o cosas por el estilo, es decir que la vieja era sobre todo una incógnita. La veía cuando estaba solo en casa. Mientras todos dormían la siesta yo salía al jardín y la veía, sentada en una reposera, con un cigarrillo en la mano, parecía inmóvil pero nadie se hubiese animado a afirmarlo, ni a pasarle cerca, la vieja era como esos cuadros antiguos que siempre están colgados en las casas de las personas de plata, que parece que te miran, que te siguen sus ojos desde la pared. Así era ella, inmóvil y al mismo tiempo presente, escuchaba y veía todo lo que hacíamos.
Una vez sucedió la tragedia, yo estaba jugando con mis amigos con una pelota de tenis que cayó trágicamente al parque vecino justo cuando la vieja estaba ahí sentada, mirándonos mientras miraba al frente como una escultura, sus manos y sus labios temblaban, casi imperceptible, sus ojos estaban helados, casi muertos, pero se preveía en ellos un último resabio de vida, o de violencia, que a veces es lo mismo.
Pase al jardín por un agujero hecho en la reja, despacio como nunca lo había hecho, con una delicadeza y un cuidado increíbles para mí, que era joven. La pelota estaba cerca de la mujer, casi a sus pies, por un momento pensé en volver pero yo era valiente, como no podría con una simple vieja en pleno proceso de putrefacción. Me acerque despacio, ella estaba igual que siempre, mirando, enfundada en unos trapos negros y viejos, con un chal que le abrigaba los hombros. Sin dientes, casi sin pelo, con uñas amarillas y pequeñas, a punto de caerse. Eso pude ver a medida que me acercaba. No nos  parecíamos en nada, ella era para mí un monstruo, algo que no era ni podría haber sido yo nunca. Estaba loca y estaba muriendo hacía mucho tiempo y a mí, ahora que podía verla de cerca, ella me daba mucho asco y mucho miedo.
No sé porque hice aquello, lo sentí, en cierto sentido, necesario. La vieja estaba ahí y yo sabía que me estaba mirando, la tuve casi de frente y pude verla en toda su agonía. Sentí que nunca podría morirse si yo no hacía nada para que eso pase, sentí que la iba a llevar dentro toda la vida. Y, porque tendría yo que cargar, como una cruz, una vieja toda la vida.
No niego que haya sido  un momento de locura, digo que justamente solo fue un momento.  Era ella mi más profundo enemigo. Cuando la tuve de frente seguía mintiéndome. De pronto movió los ojos y me miro fijo, no aguante el asco y me tire sobre ella. La vieja casi se deshizo en mis manos, era ya polvo.

No digo que haya estado bien, solo que ya no cargo con ella, no la llevo. No sé,  es que hay tantas cosas que se hacen por casualidad.

22 de marzo de 2013

Comunicado I

Hace mucho que no publico nada, pero es porque decidí publicar únicamente cosas mías o de algún compañero conocido mio, nada de escritores o críticos famosos a menos que lo considere indispensable y el contexto acompañe la decisión.
Por eso quiero avisar que si no publico nada no es por desidia sino mas bien es por falta de creatividad o tiempo para la creatividad.
Sin mas espero subir algo mas interesante y bello que esto la semana que viene.


Adiós

M.V.C

4 de marzo de 2013

Diario de vuelta a casa

Ahora que soy grande estoy menos paciente y compasivo, y adquirí algunas mañas de historiador aun sin haber ni por poco terminado ninguna carrera, pero si después de haber leído varias obras importantes. Creo yo, que el historiador, como político, nunca debería hacerse preguntas como ¿que es la realidad?. Esas preguntas que no están mal para un filosofo o quizás para un psicólogo, para un historiador no vale, porque este presupone que la realidad es un conjunto de subjetividades en un marco objetivo que es la naturaleza y en cierta medida el contexto, una construcción de todos los participantes de un conjunto social determinado. Tampoco es que ser historiador no permite hacer ese tipo de preguntas, lo que sucede es que preguntarse por la realidad, por ejemplo, es, a mi entender, hacer historia de la aristocracia o de las clases altas, las clases bajas o medias, a las que creo que la historiografia y la historia (de la humanidad) les queda debiendo varios capítulos, no se preguntan que es la realidad, la viven, o si se lo preguntan lo hacen de otras maneras. Ningún trabajador se pregunta cuando desayuna, "que sera exactamente la realidad, una sucesión de hechos y circunstancias determinadas o una construcción personal que puede deformarse etc", en todo caso se pregunta que es la realidad a partir de su carácter de oprimido, es decir, mas bien se pregunta como cambiar la realidad.
Me fui de tema, pero lo que quería decir es que el historiador no se pregunta esas cosas, a lo sumo se preguntara "que es el hombre" o "que creen ciertos pueblos sobre tal definición" la realidad esta predefinida, determinada. Porque esta es una disciplina que hace necesario el presente como unidad de análisis, justamente la realidad es lo que se analiza, y es muy molesto preguntarse sobre que es algo que es al mismo tiempo lo que se tiene que usar como marco. Lo que se puede hacer es preguntarse, como es falseada la realidad, por quien, para que, como se construye desde determinado sector, etc.
Solo eso, se me ocurrió mientras miraba el titulo de un libro al parecer de psicología que se llamaba "¿que es la realidad?", y claro que la psicología puede darse esos gustos, porque trabaja sobre otros terrenos, pero yo, como dije al principio, estoy viejo.
Pido disculpas de antemano si es que en este facebook tengo personas mas grandes que yo y ya profesionales y piensan que soy un pendejo pelotudo que ni siquiera es en un 2/100 ni historiador ni nada, y que si me vieran, seguramente seria, o atendiéndoles en un kiosco, shopping, o en el peor de los casos lustrandoles los zapatos. Por eso, de antemano, perdón.
También estaba reflexionando algo sobre la historia de nuestra ciudad, ya que fui a la manzana de las luces y soy muy poco original.
Pensar que los hechos de un pasado relativamente lejano como son 200 años influyen sobre el presente esta bien y mal al mismo tiempo, es decir que esta bien si uno es cuidadoso. Lo que quiero decir es que no hay duda de que este territorio que nos corresponde fue construido culturalmente por gente muy capaz, muy inteligente, muy liberal, etc, ciertamente eso trae virtudes políticas. También es verdad que es increíble el grado de desorden y de descontrol, común en todas las ciudades pero excesivo en esta creo yo, y el grado de individualidad y de egoísmo de su población, no se si hay una relación, pero puede haberla.
Así como también sabemos que, aquí, hubo gente que pensó y lo hizo realmente y con dedicación y amor por el hombre, también hay gente que pensó con el culo y que hizo y hace que este lugar sea bastante insufrible y que valga apenas la pena quedarse y yugarla, la forma en que esta organizado el trabajo, el transporte, los comercios etc hacen pensar que la libertad excesiva crean desorden y un individualismo muy negativo y eso es obra de nuestros gobernantes, pero como todos sabemos, la relación entre gobernantes y gobernados es una discusión (o charla) constante.
Sera nomas, buenas tardes.